$0
0 artículos en el carro de compra

¿Sabes cuánto contamina la ropa que usas?

Hace pocos días vivimos una nueva locura del famoso Cyber Monday. ¿Cuántos de ustedes se tentaron con las ofertas y compraron una nueva chaqueta, polera, o pantalones? Probablemente, muchos. Por eso hoy queremos aprovechar de hablar sobre la llamada “fast fashion” y por qué deberíamos comenzar a tener más consciencia no sólo de nuestras acciones en el día a día, sino también en lo que llevamos puesto.


Una vez que comienzas a averiguar sobre la huella de la industria textil realmente te encuentras con un par de grandes sorpresas… como el hecho de que, la industria de la moda es en realidad la segunda mayor contaminante en el mundo, sólo después del petróleo, siendo responsable del 10% de las emisiones de carbono.

Hoy en día la producción en masa y a bajo costo de prendas para vestir ha llevado a que se consuman anualmente más de 80.000 millones de ítems de ropa en el mundo. ¡80.000 millones! El gran problema de esto es que al crear cada una de estas prendas no sólo se destinan varios recursos, sino que también se generan grandes cantidades de residuos. Todo esto sin entrar en otro tema muy importante: usualmente en estas fábricas, sus trabajadores reciben un precario salario y trabajan en pésimas condiciones… falta recordar el emblemático caso del edificio que colapsó en Bangladesh en el que murieron 1.100 trabajadores, dejando a otros 2.500 heridos.

Pero volviendo a la huella ambiental… ¿Sabías que se necesitan en promedio 9.800 litros de agua para producir un solo par de jeans? Y ¿2.700 litros de agua para hacer sólo una polera de algodón? De hecho, se utilizan más de 200 mil millones de metros cúbicos de agua para la producción anual de algodón, y esto a su vez termina contaminando 50 mil millones de metros cúbicos. Y todavía faltaría sumarle el consumo de energía, las emisiones de carbono, el uso de tintes químicos tóxicos o los pesticidas de los cultivos.

Pero hay algo más… cada vez que lavas tu ropa con fibras sintéticas, éstas se desprenden y terminan en los cursos de agua contaminando nuestros océanos. Se estima que un solo ciclo de lavado de nuestra máquina puede liberar hasta 700.000 fibras de microplástico y que de las 3.2 millones de toneladas de microplásticos que llegan a contaminar el medio ambiente cada año, un 35% proviene del lavado de textiles sintéticos.


¿Impresionad@? Nosotras también… sobre todo cuando tenemos aún otra cifra en mente: según un estudio realizado por ClosetMaid, una mujer contiene en promedio 100 prendas de vestir en su closet y de ellas al menos el 21% no se las pondría.

Por eso hoy queremos invitarlas a hacer lo siguiente… la próxima vez que estén tentadas de comprarse algo nuevo pregúntense antes:

  1. ¿Realmente lo necesito? 
  2. ¿Tengo algo similar en mi clóset? 
  3. ¿Podría comprarlo en una tienda de segunda mano?



Evitemos comprar cosas innecesarias y por impulso… sobre todo en una realidad en la que día a día nos presentan una oferta mejor que la otra. Algo que por cierto, de ahora en adelante debería también recordarte que la forma de llegar a esos costos tan bajos, es porque detrás hay un mundo de trabajadores mal pagados y explotados.  

Si realmente necesitas comprar algo nuevo, entonces prefiere la ropa usada y/o hecha de fibras naturales como algodón orgánico. Y una vez que ya decidas que no usarás más una prenda que aún está en buen estado ¡Dónala! Hay muchos centros de caridad que podrán entregar esa ropa a personas que realmente la necesitan. Otra buena opción es ir a tiendas solidarias como las que instaló hace poco Coaniquem en Santiago (hay en Providencia, Lastarria, Las Condes, Maipú, San Bernardo y La Florida), San Felipe y Valparaíso.

El reciclaje de ropa

Para esa ropa que ya no uses y no esté en buenas condiciones… recíclala. Actualmente sólo un 1% del material usado en la industria de la moda a nivel mundial es reciclado. Y en Chile en cada municipio se producen más de 550 toneladas anuales de textiles que no tienen una solución industrial, económica y sustentable y terminan en vertederos.

Por suerte de a poco han surgido empresas como REMBRE y Retex –esta última acaba de poner un stand de reciclaje  de ropa en el Parque Araucano–, se están encargando de recibir las prendas que no uses para ser recicladas.