0 artículos en el carro de compra

El Flúor: ¿nos protege o nos perjudica?

El Flúor: ¿nos protege o nos perjudica?

En el último tiempo, se han desarrollado numerosos estudios acerca de los riesgos y beneficios que el flúor nos puede aportar en nuestra salud bucal. 

Desde principios del siglo XX, se ha establecido una clara relación entre el flúor y la prevención de la caries. Algunos análisis de expertos, demostraron que los dientes cariados tenían un contenido menor en flúor que los sanos, así como que la incidencia de caries era inferior entre niños que habían consumido agua natural fluorada, frente a aquellos cuya agua de consumo tenía una baja concentración en flúor (1)

¿Qué daños puede tener nuestro cuerpo por el exceso de ingesta de flúor?

Pese a lo anterior, actualmente hay mucha preocupación por la toxicidad crónica que una exposición prolongada al flúor puede producir, en los órganos y tejidos de nuestro organismo. 

Una de las posibles consecuencias es la fluorosis dental, que ocurre normalmente por la ingesta de agua con alta concentración de flúor, que provocada manchas blanquecinas al interior de la boca.

Otros daños por el exceso de flúor en nuestro organismos son pubertad precoz, infertilidad, destrucción de los huesos e incluso de los mismos dientes (2). 

¿Cuál es el efecto que tiene el flúor en los niños?

Las evidencias más recientes, según manifiesta la EAPD (European Academy of Pediatric Dentistry), sugieren que el efecto cariostático del flúor se ejerce por su sola aplicación más que por su uso diário, efecto que aumenta cuando se combina con una buena higiene dental y alimentación.

Esa es la parte fundamental, el correcto cepillado, varias veces al día combinado con una buena alimentación, rica en nutrientes, vegetales (que contienen flúor) y sobre todo balanceada, con baja cantidad de comida procesada.

Un dato preocupante es el que aporta un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Harvard y Shenyang Neurotoxicity que señala que existe “la posibilidad de un efecto adverso de la alta exposición al fluoruro en el desarrollo neurológico de los niños”. Los niños en áreas con alto contenido de fluoruro, tuvieron puntajes de CI significativamente más bajos que aquellos que vivían en áreas con bajo contenido de fluoruro (3).

¿Cómo mantener una salud dental en una rutina sustentable?

  • Mantener una alimentación balanceada, con alimentos que nos entreguen flúor en bajas concentraciones.
  • Tomar agua purificada, para evitar la ingesta de flúor en localidades donde se agrega al agua potable. En Chile, se le agrega flúor al agua potable en concentraciones que no son “tóxicas”, según la autoridad sanitaria nacional.
  • Mantener una higiene bucal frecuente, en donde se remueva la placa bacteriana y los restos de comida.
  • Hacer “enjuagues bucales” con tu saliva.
  • Evitar las pastas dentales tradicionales porque contienen flúor, detergentes que resecan las mucosas y otras sustancias nocivas para nuestra salud.
  • En niños usar pastas dentales libre de flúor por el riesgo a sufrir daños neurológicos.
  1. OMS. Fluoruros y Salud. Serie de monografías 59- 1ª ed- Ginebra- OMS 1972
  2. Documento de Consenso de la European Academy of Pediatric Dentistry con la Sociedad Española de Odontopediatría 2010.
  3. Choi, Ana. Developmental Fluoride Neurotoxicity: A Systematic Review and Meta-Analysis. Environmental Health Perspectives. Oct 2012.