$0
0 artículos en el carro de compra

5 consejos para una alimentación sustentable

5 consejos para una alimentación sustentable

Antes de que nuestros alimentos lleguen a nuestro plato e incluso después, hay una serie de decisiones que podemos tomar como consumidores para reducir nuestro impacto en el medio ambiente. Hoy queremos invitarlos a conocer 5 tips que los ayudarán en esta tarea.

Compra local

Al comprar local, no sólo estarás apoyando a los pequeños agricultores y campesinos y ayudando a la comunidad local. También estarás reduciendo tu huella de carbono, ya que tus alimentos no necesitarán viajar largas distancias antes de llegar a tu plato y por ende, estarán también más frescos.

Otro gran beneficio para el medio ambiente, es que los pequeños agricultores suelen tener una gran variedad de alimentos en sus terrenos de cultivo enriqueciendo la tierra. En cambio la agricultura intensiva, además de destinar grandes extensiones de tierra para el cultivo, suele dedicarse a los monocultivos, que generan un desequilibrio en el ambiente empobreciendo los suelos y eliminando los mecanismos naturales de auto regulación de las plantas.

Elige orgánico

Al comprar en ferias de productos orgánicos, no sólo te aseguras que tus alimentos estén libres de los químicos tóxicos en los pesticidas, fungicidas, herbicidas y fertilizantes, que pueden acarrear diversos efectos en nuestra salud como el riesgo de padecer cáncer, problemas reproductivos o efectos en nuestro sistema inmune o nervioso. También puedes estar segur@ de que al momento de producirlos, su impacto en el medio ambiente fue mucho menor, ya que no se utilizaron pesticidas u otras sustancias con tóxicos que luego  son absorbidos por la tierra y llegan incluso a las napas subterráneas y diferentes cursos de agua, afectando  a su vez a la biodiversidad que los rodea. 

Prefiere alimentos de temporada

No todos los alimentos están disponibles durante todo el año, pero esto no tiene por qué ser algo negativo. Al comprar alimentos de la temporada, éstos son más abundantes y por ende, también están a un precio más bajo que si estuvieran fuera de temporada. Además, te aseguras que se trata de alimentos frescos y por otro lado… nos permite ser más conscientes del ciclo de los alimentos y las estaciones.

¿Frutas y verduras feas? ¡Bienvenidas!

Hoy en día existe un serio problema de desperdicio de alimentos. Según la FAO cada año en el mundo se desechan 1.300 millones de toneladas de alimentos, es decir un tercio de los alimentos producidos a nivel mundial. Si miramos las cifras de América Latina, los números no dejan de ser sorprendentes: En Latinoamérica se pierden o desperdician 127 millones de toneladas de alimento al año, esto equivale a un desaprovechamiento diario de 348.000 toneladas de productos comestibles, o lo equivalente a las necesidades alimenticias de 300 millones de personas.

Si bien gran parte de estos desperdicios se dan a nivel industrial, los consumidores también tenemos gran parte de la culpa. La buena noticia es que podemos hacer algo al respecto. La próxima vez que vayas al supermercado o la feria, no descartes las frutas y verduras feas sólo por su aspecto. Puede que no sean tan bonitas como el resto, pero definitivamente tienen las mismas vitaminas, minerales y propiedades nutricionales que las demás. Pero también planifica tus comidas con anticipación. Si te propones hacer una lista con todos los menús de tu semana, sabrás exactamente qué necesitas comprar y así evitarás comprar más de lo necesario y ya no tendrás que estar botando esas verduras pasadas. También mide las porciones de tus comidas, para que después no tengas que botar los restos que no pudiste comer.

Dale una segunda vida a tus desechos orgánicos

Si ya cumples con los cuatro puntos anteriores ¡felicitaciones! Ya has avanzado bastante para llevar una rutina más sustentable, pero queremos invitarte a dar el paso siguiente. En Chile se estima que sólo el 4,7% de la población hace compost o abono con sus desechos orgánicos, el resto… simplemente va a parar a la basura y por ende, a los vertederos.

La buena noticia es que hoy existen varias alternativas: puedes armar tu propia compostera o bien comprarla, lo mismo para la opción de vermicompostaje con lombrices californianas, pero incluso en los últimos años han surgido iniciativas que te facilitan aún más esta tarea: emprendimientos como Namuntu, ofrecen a través de una membresía el servicio de recolectar tu basura orgánica a domicilio. Te entregan un balde con capacidad de hasta 4 litros para que vayas guardando tus restos de verduras, cáscaras de huevo, entre otros, y lo recogen cada semana. Después de cuatro meses, te llevan a la casa humus generado con tus desechos y los de otros clientes.