+56 9 34452927 | contacto@rutinasustentable.cl

¿Por qué preferir alternativas a las toallas higiénicas o tampones?

Según cifras recogidas en un artículo del periódico Huffington Post, un 98% de las usuarias que menstrúan usan tampones y/o toallas higiénicas cada mes, lo que se traduce en más de 11 mil unidades durante su vida y un estimado de 100 mil millones desechados al año en total.

El impacto ambiental que pueden generar es evidente, ya que desde que son arrojadas a la basura inician un largo camino de descomposición que puede tardar hasta 800 años. Además de esto se suma las sustancias tóxicas que pueden contener.

¿Provoca algún daño el uso de toallas higiénicas y tampones?
Efectivamente, estos productos contienen químicos tóxicos, que no están regulados, siendo que se trata de una de las partes más sensibles y absorbentes del cuerpo. Se ha detectado el uso de carcinógenos, toxinas reproductivas, disruptores endocrinos, los que aumentan el riesgo de padecer cáncer de mamas, problemas reproductivos y reacciones alérgicas.

Es más, un estudio realizado por la organización Women’s Voices For The Earth en 2013, afirma que “La mayoría de los tampones son hechos de algodón y/o rayón u otra fibra de pulpa, sustancias que pueden estar contaminadas con dioxinas muy tóxicas cuando se blanquean con compuestos de cloro, además de pesticidas de algodón no-orgánico. La exposición a dioxinas y furanos ha sido asociada al cáncer, el daño reproductivo y alteraciones endocrinas". Lo más preocupante, es que en diversas muestras analizadas se han encontrado, además de dioxinas, pesticidas en los tampones.

Lo mismo ocurre con las toallas sanitarias, la organización señala: “El material absorbente dentro de la toalla puede haber sido blanqueado con cloro, generando exposición a la dioxina y el furano, y si la toalla incluye algodón cultivado tradicionalmente, el riesgo de la exposición a pesticidas también existe”. Además, el uso de fragancias, que pueden incluir químicos que pueden ser cancerígenos, irritantes, alérgenos y disruptores endocrinos.

¿Existen alternativas amigables con el medio ambiente y nuestra salud?
Hoy en tenemos la posibilidad de no intoxicar nuestro cuerpo con químicos usando otros métodos: la copa menstrual y las toallas higiénicas reutilizables.

Copa Menstrual: La copa menstrual es un dispositivo de silicona quirúrgica flexible, diseñado para recolectar el flujo menstrual, sin producir resequedad o irritaciones, es lavable y se esteriliza después de cada periodo menstrual, una alternativa ecológica a los tampones y toallas higiénicas. Ante la decisión de cuál copa menstrual elegir, tener en cuenta que no tenga pigmentos añadidos, que sea de silicona grado médico certificada FDA, que sea hipoalergénica, libre de BPA y cruelty free, es decir que para su fabricación no haya realizado prueba en animales.

Una vez que termina tu periodo, se debe hervir en agua al menos 3 minutos para esterilizarla, cuidando que no toque el fondo de la olla para evitar que se queme. También existen pastillas esterilizadoras y otras opciones. Otro beneficio de la copa menstrual es que su precio oscila entre los 15 y 25 mil pesos, pero tienen una duración de alrededor de 10 años si se cuida correctamente. Y además de estar generando menos basura, estarás ahorrando bastante dinero. Conoce DeviCup, la copa menstrual hecha en Chile.

Toallas higiénicas de algodón orgánico reutilizables: Se recomienda elegir aquellas que están hechas de fibras naturales como algodón o lino, que estén conformadas por una base con alas, generalmente existen en varios tamaños, elegir el que más te acomode según el flujo, también existen protectores diarios. La dinámica de uso es sencilla: una vez que utilizados se dejan remojando en agua fría alrededor de 6 horas y se lavan con un jabón neutro para no dañar la tela. Si queda alguna mancha, puede removerse con vinagre. Otra opción, es complementar su uso con el de la copa menstrual. Conoce nuestras toallas higiénicas de algodón orgánico, con certificado GOTS, sin tinturas, hechas a mano en Chile.

¿Es lo mimo usar algodón orgánico o cultivado tradicionalmente?
Es importante, al momento de elegir la toalla reutilizable, la tela con que se hace, no da lo mismo si se trata de fibras naturales o de algodón cultivado con pesticidas, recomendamos las prendas de algodón orgánico certificado. El que se cultiva en suelos limpios los cuales deben tener más de tres años sin uso de pesticidas o fertilizantes. Para obtener una certificación oficial de grado "algodón orgánico" debe contener como mínimo un 95% de fibras orgánicas certificadas.

En actualidad existen dos tipos de certificaciones internacionales para el algodón orgánico:

Organic Cotton Certified (OCS):
Es administrada y controlada en los Estados Unidos y certifica solo que el algodón se cultiva sin OGM, sin productos químicos (fertilizantes, pesticidas e insecticidas), y con trazabilidad desde los campos de algodón hasta el cliente final.

Global Organic Textil Standard (GOTS): Es gestionada y controlada en Alemania y certifica que el algodón se cultiva sin OGM, sin productos químicos (fertilizantes, pesticidas e insecticidas), y con trazabilidad desde los campos de algodón hasta el cliente final, incluidos los certificados de transacción en cada paso. Además, esta certificación va más lejos y también fija estándares respecto al manejo del agua, condiciones laborales de los trabajadores, y procesos de coloración de telas.

Dato: Les contamos que este mes se celebró la primera semana de la salud Vaginal, un evento organizado por Women’s Voices For The Earth, que busca dar visibilidad los impactos sanitarios y ambientales de los productos de cuidado íntimo, y entregan opciones menos tóxicas para nuestro cuerpo y el medio ambiente. Visita su sitio web y conferencias aquí.

Fuentes:
Radio Bio Bio
Organic Cotton Plus
The Huffington Post
Women’s Voices For The Earth

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir la últimas novedades