$0
0 artículos en el carro de compra

Cómo hacer una compostera en casa


Gran parte de la basura que botamos a diario está compuesta por nuestros desechos orgánicos. De hecho se ha estimado que un 48% de los residuos de un hogar en Chile son orgánicos, ya sean alimentos vencidos, o restos de comida como cáscaras de frutas, verduras, huevos, café, entre otros. Y a esto se suman otros como ramas de árboles, hojas caídas y pasto, que suman otro 5% de nuestra basura.

El problema es que en Chile recién estamos empezando a tener consciencia sobre la gran cantidad de desechos que estamos generando a diario y cómo muchos de ellos podrían en realidad estar reciclándose o reutilizándose, y en lo orgánico, estamos aún más atrasados: tal como les contábamos en nuestro artículo anterior con consejos para una alimentación más sustentable, según el censo de 2012 sólo el 4,7% de la población hace compost o abono con sus desechos orgánicos, el resto… simplemente va a parar a la basura y por ende, a los vertederos. El problema de esto está en que en los vertederos los residuos orgánicos se descomponen y emiten gases de efecto invernadero que contribuyen al fenómeno del cambio climático. Además, estamos desperdiciando nutrientes vitales para el cultivo de nuevos alimentos.





Haz tu propia compostera 

Es por eso que hoy queremos facilitarles la tarea y entregarles los datos básicos para armar su propia compostera en casa.

Para ello necesitarán:

- 1 basurero de color negro con tapa (mejor si es redondo porque así podrán girarlo)
- 1 taladro

El color de nuestro basurero no es al azar. El negro absorbe el calor y por ende, ayuda a acelerar el proceso de fermentación  y descomposición de la materia orgánica, por lo que será fundamental para un buen funcionamiento de nuestra compostera.


Lo primero que tendrás que hacer es algunos agujeros con el taladro en los costados alrededor del basurero y en la base de éste. Éstos permitirán que nuestra compostera tenga una correcta ventilación y el oxígeno necesario para que se degraden los restos orgánicos en ella.

¡Y listo! Así de fácil es hacer tu propia compostera. Ahora deberás preocuparte de lo que vas a poner en su interior. Lo ideal es que antes de poner cualquier resto orgánico hagas una capa con material seco –pueden ser hojas secas de tu jardín, paja, viruta de madera natural o cartón corrugado sin laminado–. Es importante que haya un equilibrio entre el material seco que pongas en tu compostera y el material húmedo, que serán los restos orgánicos de tu cocina o pasto recién cortado.



También lo ideal es que de vez en cuando, remuevas el contenido de tu compostera con una pala para oxigenar el material orgánico en ella. El aire (oxígeno) es esencial para que haya un correcto proceso de descomposición y para los organismos que ayudan en esta tarea, además evita que el material se compacte y que haya un exceso de humedad.

Y recuerda… si bien hay quienes dicen que al compost puedes agregar incluso lácteos y restos de carne (esto es posible si el compostaje es a gran escala), te recomendamos que no lo hagas. No sólo generará mal olor, también en el caso de las carnes, podrían traer consigo bacterias patógenas y atraer a roedores.

Para el caso del sistema de compostaje con lombrices (próximamente te estaremos contando cómo hacer tu propia vermicompostera), lo mejor es que te limites a agregar sólo restos vegetales, cáscaras de huevo, restos del café o té en hoja y pocos cítricos, pues estos organismos con sensibles a las sustancias ácidas (como restos de naranjas, limones, pomelos) e irritantes (como el ají, cebolla, ajo).



En resumen

Para la compostera en tu jardín puedes agregar:

- Restos de tu jardín: hojas, pastos, ramas, etc.
- Restos vegetales de tu cocina
- Restos de papel sin demasiada tinta.
- Cáscaras de huevos.
- Bolsitas de té y residuos de café.




Evitar:

- Carnes de todo tipo, cocinadas o crudas
- Lácteos
- Pan y productos de harina procesada como queques, tortas y pasteles
- Heces de tus mascotas
- Plantas con pesticidas, pues los productos químicos pueden matar a los organismos encargados de la descomposición de la materia orgánica

Y ahí lo tienes, una excelente alternativa para reducir tus residuos que a la vez te otorgará una tierra rica en nutrientes que puedes ocupar como abono natural en tu jardín. Eso además de la entretención que seguro te dará el estar pendiente de tu compost.



Ahora... ¿Cómo saber cuándo está listo tu compost?


La primera vez que haces tu propio compostaje desde cero, tarda más tiempo. De hecho se estima que podría llegar a tardar unos nueve meses. El tiempo total dependerá de la temperaturas ambiental del lugar donde vives, húmedad, ventilación y tamaño del material que agregar a la compostera (mientras más pequeño será más rápido). Desde esta primera cosecha, que estará lista una vez que tengas una tierra o humus uniforme de color muy oscuro y con "olor a bosque", donde no se puedan identificar los trozos de restos de comidas, papeles y ramas que has puesto en él, se puede obtener compost en 3 o 4 meses.  Una vez que tengas tu compost listo, podrás usarlo en tu jardín, huerto, semilleros o macetas.